Érase una vez...

  • Hits: 436

La historia de la Vespa en Quito se remonta a mediados del siglo pasado, si bien no hay datos exactos, si se conoce que la moto más antigua encontrada en el Ecuador (hasta donde se sabe) es una VL1 (Handlebar) la que debió ser producida entre 1952 y 1957. A partir de ahí podemos estructurar una historia que si bien no está documentada formalmente ha pasado oralmente a través de varios de sus protagonistas.

IMG 20161126 WA0002La primera documentación fotográfica data de los años 60 a cargo de la Familia Villarroel, Don Napoleón y Don Franklin quienes conforman el Club  “los Rockets”  dato interesante ya que este es el primer antecedente de una agrupación Vespa en Quito, no queda claro cuáles fueron sus alcances, duración o número de miembros pero es evidente que su legado se ha extendido hasta nuestros días considerando que la familia Villarroel sigue inmersa en día a día del quehacer Vespa en la capital.

En los 30 o 40 años siguientes no se registra ninguna noticia referente a algún tipo de organización que tenga como eje la Vespa, tal vez porque este tipo de scooter pasó a ser un instrumento de trabajo y fue considerado de segunda clase, al punto que verdaderas joyas fueron desechadas como basura sin ningún valor.

En la primera década de este siglo, algunos entusiastas empiezan a adquirir motos para restaurarlas siendo particularmente visibles las de Geovanny Gutiérrez  quien las aparcaba fuera de su restaurante, el ya desaparecido “Guaya Pernil” en una de las avenidas más transitadas de Quito. Esto ocasiona que varias personas pregunten, se informen y adquieran Vespas en un mercado que para esa época estaba sin explorar y sea relativamente fácil encontrar motos antiguas. Varias personas que han adquirido motos se juntan para salir a pasear y compartir experiencias pero no se concreta la idea de formalizar un club.

IMG 20161126 WA0000

Para el 2010 varias personas buscaban Vespas para ser restauradas entre ellos Sebastián Arcos quien junto a Luis Cobo, José Ortiz, Pepe German, Omar Arregui, Mauricio Noboa y Fernando Acosta, deciden conformar un Club Vespa, lo llaman “El Avispero” y debido a su cercanía con el Diseño, crean el logotipo que nos acompaña hasta el momento. El Club decide hacer su punto de encuentro en el bar “La Estación” ubicado en ese entonces en la Av. Diego de Almagro y Wilson. Así transcurren dos años donde el Club se consolida bajo la presidencia de Arcos y sientan las bases sobre las cuales el club se ha desarrollado, entre ellas: la búsqueda y restauración de Vespas Clásicas (patrimonio del Club), pasear en Vespa por la ciudad como fuera de ella,  camaradería y solidaridad.

En este lapso el Club va sumando miembros y kilómetros, se integran Carlos Echeverría, Juan Emilio Núñez, Silvio Morán, Byron Haro, Mario Padilla entre otros, quienes protagonizan épicas travesías que dejan valiosas enseñanzas tanto personales como de grupo.

 "Un Avispero jamás abandona a otro Avispero”

IMG 20161126 WA0006Tras un viaje a la ciudad de Baños que debía tomar 6 horas pero que mantuvo en la carretera al Avispero por 18, ya que las motos por no tener un constante uso y mantenimiento se van estropeando una a una en la vía, se acuña esta frase que no es más que una declaración de solidaridad con tu compañero de viaje, pero que marca a fuego la identidad del club.

En este período los kilómetros se van acumulando estableciéndose travesías dentro del país como: El Puyo, Ambato, el trip solidario, etc, que se replican anualmente. Pero también internacionalmente el Avispero se empieza a dar a conocer  a través de John Silva quien inicia su viaje por el sur del continente enarbolando la bandera del Club.

IMG 20161126 WA0005En 2012 el Avispero ya con sus bases sólidas decide realizar un “Censo Vespa” con el objetivo de registrar tanto Vespas como pilotos e invitarlos a unirse al club. En este evento se integra Marco Pazmiño quien semanas antes había adquirido su primera Vespa. A partir de este momento el Club empieza una transformación hacia lo que hoy día conocemos. Se establece una identidad gráfica y se promociona al Club y sus actividades en redes sociales, inversión que entrega frutos casi de inmediato y cada vez, más gente, va llenando las filas de los Avisperos. En Enero de 2013 Sebastián Arcos cede la Presidencia a Pazmiño con el objetivo de que con nuevos bríos se renueve la directiva del club. En este período produce un re ordenamiento de procedimientos que permiten que el Club siga creciendo siempre en el marco de su identidad y sus orígenes. Uno de los pilares que ha permitido la consolidación del Avispero, sin duda es el establecimiento de El Jueves Vespa, la reunión semanal donde se ha forjado el carácter del Club y en donde se ha dado la bienvenida a todo quien esté interesado en ser parte de esta gran familia.

Los kilómetros no han sido escasos en este período, varios viajes dentro del país así como fuera de él, consolidan al Avispero como un club rutero. Por primera vez una delegación se hace presente en un evento fuera de nuestras fronteras y marca un hito importante en este sentido.

FB IMG 1482168143621La incorporación de Alba Villagrán y Paulina Álvarez al volante de una Vespa, abren la puerta para que varias Chicas con sus motos se incorporen al Avispero.  Este no es un dato menor, ya que poco a poco un número creciente de mujeres hacen sentir su presencia, liderando en varios aspectos de las actividades del Club.

En vista de su crecimiento el  Avispero ve como necesidad urgente consolidarse como un Club legalmente constituido con el fin de reforzar su institucionalidad, gracias a la gestión de las cabezas del club y en especial de Carlos Echeverría  esto se logra a mediados de 2015.

desayunando

Paulatinamente se van sumando al Club una nueva camada que tiene un visión más actual de lo que debería ser el Avispero,  poco a poco va reclamando su espacio, entre ellos Carlos Espinosa, Juan Pablo "El NaNo" Cevallos y Daniel "Pitufo" Pérez, instituyen nuevos espacios donde la principal consiga es rodar, uno de ellos “El Desayunando por Ecuador” que cierto día inclusive les llevo a salir del país.

Desde un inicio el Club tuvo como visión liderar el movimiento Vespa en el país, muestra de ello es que muchos de los clubs a lo largo del Ecuador tienen como origen a El Avispero. Otro objetivo importante del club fue formar parte de del Vespa World Club, entidad que rige la actividades de los Clubs Vespa en el mundo, meta que fue lograda en el mes de Noviembre de 2016, otorgando la dignidad de “Vespa Club Ecuador”, consolidando el liderazgo del Avispero a nivel Nacional y reconociéndolo como el  Vespa Club oficial del Ecuador.

Por todo este recorrido y por lo que significa el Avispero para quien es parte de él, solo se puede decir: #QueLindoCluc

 

Por: Marco Pazmiño J.

Vespa Club Ecuador - El Avispero / Derechos Reservados 2016